higiene facial

La piel del rostro es una de las zonas más sensibles que tenemos, día a día el maquillaje, impurezas cutáneas y ambientales se van depositando en la piel, por ello la higiene facial es fundamental para lograr que la piel se vea bonita y resplandeciente.

Una sesión de limpieza de cutis ayuda a oxigenar mejor la piel y que esta se vea hidratada. Las maniobras que se utilizan para los masajes previenen el descolgamiento del contorno del óvalo y ayudan a hacer más efectivo cualquier tipo de tratamiento que se haga posteriormente.

La frecuencia de las limpiezas depende sobre todo de la calidad de la piel según sea grasa o seca.

En el caso de las pieles grasas es necesario una limpieza más profunda, por su exceso de secreción y la frecuencia de poros dilatados que son más propensos a fijar a suciedad ambiental, por ello, se recomienda una higiene facial mensual para poder preparar un tratamiento complementario para equilibrar la piel  reduciendo los niveles grasa y evitando el ensanchamiento de los poros.

Las pieles secas se deshidratan fácilmente, puesto que carecen de agua y de grasa. Es importante recordar de que aunque sean más fáciles de mantener, son más sensibles y es importante mantenerlas cuidadas, por esa razón una higiene facial bimensual es muy recomendable, ya que ayudará a aumentar la eficacia de los tratamientos de hidratación.

 

 

gallery/higiene-facial-básica