DRA MILENA OSORIO ABDALA

 

 

MEDICINA ESTETICA Y ANTIENVEJECIMIENTO

FLACIDEZ FACIAL

FLACIDEZ FACIAL

 

La flacidez facial es la pérdida de firmeza y elasticidad de la piel del rostro, provocada por la disminución o la debilidad de los tejidos que la sostienen, principalmente colágeno, elastina, ácido hialurónico y fibras musculares, elementos esenciales para que la dermis se mantenga lisa, firme y luminosa.

Nuestro organismo fabrica colágeno y elastina por sí mismo, pero con la edad, sobre todo a partir de los 30 años, reduce la producción de esas proteínas, que debemos incorporarlas al cuerpo desde el exterior.

 

Dentro de las alteraciones cutáneas que hacen lucir una cara más envejecida se destaca la flacidez. Este trastorno estético es muy común y se llega a manifestar en varias partes del cuerpo, pero al estar la piel del rostro a la vista causa incomodidad e inseguridad en la persona afectada.

Se debe tener en cuenta que la pérdida de firmeza en la piel tiene varias causas y aunque existen numerosas cremas y fármacos que aseguran mejorar este estado, lo más recomendable es que las personas acudan a una clínica estética con personal capacitado para asesorarlas y tratar la flacidez de manera efectiva para conseguir un resultado óptimo.

 

Causas de la flacidez en el rostro

Que la piel se vuelva flácida y con tendencia a las arrugas se debe a la reducción de las proteínas que son necesarias para formar las fibras que dan sostén al tejido cutáneo, es decir, la producción de colágeno y elastina no son suficientes para mantener firme el tejido.

Las zonas más afectadas son las del rostro, especialmente en el cuello, las mejillas y los párpados, aunque estas proteínas han mantenido firme la piel, con el paso de los años es normal que la calidad y cantidad de estas se reduzca como un signo de envejecimiento, siendo la principal causa de flacidez en el rostro. Sin embargo, la flacidez prematura puede incluir diversas causas como un exceso de distensión de las fibras de soporte como sucede en la obesidad y en aquellos pacientes que suben o bajan rápido de peso, también se debe a una dieta baja en proteínas y rica en carbohidratos y factores que impiden los procesos correctos para una piel sana, como la exposición excesiva al sol, el estrés y la falta de sueño.

 

ANTES Y DESPUES